Monsieur Privé en el desfile de moda de Roser Marcé en su nuevo atelier de Barcelona.

Roser Marcé, una de las grandes agujas de la costura catalana más reconocidas internacionalmente de nuestro país, celebró sus tres décadas de éxitos y aplausos presentando una nueva colección.

Su nuevo atelier, un palacio medieval que data de mediados del siglo XIV, fue el escenario elegido.

Arropada por el cariño que profesan hacía ella sus incondicionales y amigos más cercanos, creó la atmósfera perfecta para dar, una vez más, una solemne lección de estilo. 
-------
Rostros conocidos del ámbito social barcelonés y personalidades destacadas de la política catalana como Carolina Pallés, Consejera del distrito de Ciutat Vella por el PSC o Sara Jaurrieta i Guarnerla, Regidora Presidente de Ciutat Vella, no quisieron perderse la cita.

(Imagen cortesía de Roser Marcé.) 
-----
Decenas de velas de cera de abeja natural crearon un ambiente cálido y acogedor que transportó a los allí presentes a una época pasada repleta de esplendor. 

El aroma de cientos de rosas de mayo perdidas entre miles de hojas de rosal, obra de Flora Miserachis, aportaron calidez y romanticismo a la puesta en escena.
-------
La galardonada actriz, Carla Ricart, fue la encargada de presentar el desfile. Para la ocasión lució una creación exclusiva de la diseñadora en tafetán de seda. 

Tras un emotivo discurso repleto de agradecimientos y elogios dio comienzo la magia.
----
El gran Paul Poiret, siempre empleó a modelos de constitución y semejanza a las de sus clientas, de este modo resultaba más fácil hacerles ver el vestido antes de adquirirlo. 

Siguiendo este principio, el casting estuvo formado íntegramente por clientas de la firma, peinadas y maquilladas por Raffel Pagès.

Para el día, el traje sastre y la gabardina son las prendas estrella. Su versatilidad y fácil combinación las convierten en un acierto seguro.
------
Los abrigos deconstruyen sus patrones creando nuevos volúmenes de gran movilidad. 
------
Todo y ser una colección cromáticamente rica, el mayor peso de la colección recayó sobre las prendas bicolores.
----- 
Cómodos cuellos chimenea dejan entrever escotes en pico y la simetría y el volumen se apoderan del patrón, creando favorecedoras siluetas tulipán.
---
El broche de oro lo puso un emotivo homenaje a la glasilla, ese basto tejido de algodón que se emplea en la técnica del moulage, para dar forma a la tela sobre el cuerpo sin la necesidad de emplear patrones, quedando más que claro la vital importancia de este material en el proceso de confección de cualquier prenda a medida que se precie.  
------
De la mano de Wedding Arts, las Ramodelos lucieron originales tocados de inspiración floral en cálidos tonos pastel.
----
La línea nupcial de la firma contó con auténticas novias que lucieron su vestido de boda. 
---
Emotivo saludo de Roser Marcé tras finalizar el carroussel de su desfile.
------