Monsieur Privé en The Secret Club de Cutty Sark

Hoy de la mano de uno de los whiskys más legendarios de nuestro siglo, Cutty Sark, asistimos a uno de los funerales más recordados de la historia, el del señor Mc Coy, un muerto muy vivo que nos invitó a adentrarnos en el fascinante universo creativo de la marca, brindándonos la oportunidad de revivir en primera persona la magia y el esplendor de una época pretérita donde el alcohol estaba totalmente prohibido. 

Durante el vigor de la denominada "Ley Seca" nada era lo que parecía y hasta el más muerto cobraba vida.

(Imagen cortesía de Cutty Sark)
-----
Fue una época difícil donde el estraperlo y el engaño eran las principales monedas de cambio. Todo aquel que quería algo prohibido como en este caso el alcohol debía pagar un precio, algo con lo que muchos no estaban de acuerdo.

Dicho esto sólo nos queda daros la bienvenida a los bulliciosos años 20's esperando que disfrutéis de esta historia tanto como nosotros viviéndola para vosotros.
---
Lo que más sorprende al traspasar el umbral del universo Cutty Sark es la impecable decoración del espacio. Decenas de elementos cuidadosamente seleccionados ayudan al visitante a adentrarse de pleno en la experiencia. 

Un claro ejemplo de ello es esta corona de flores, con recordatorio incluido, que preside la entrada.
-------
Nada más llegar, esquela en mano, debía pronunciarse la contraseña ante Sam, el portero neoyorquino que daba la bienvenida e invitaba a todo aquel que fue invitado.

(Imagen cortesía de Cutty Sark)
------
Al bajar las escaleras, como en todo buen club privado y secreto que se precie, el visitante debía seguir unas normas que cumplir.

"Lo que pasa dentro, se queda dentro".

Dicho esto, poco más puede contarse de una de las experiencias de marca más logradas de la temporada. 
-------
A la bienvenida y durante toda la noche, una barra libre de camareros, caracterizados con uniformes originales de la época, ofrecían un rico y variado surtido de cócteles elaborados con Cutty Sark.

(Imagen cortesía de Cutty Sark
------
Bajo petición y con el fin de descubrir la versatilidad y armonía de Cutty Sark al combinarse con otros ingredientes, los camareros elaboraban cócteles al gusto del consumidor.

(Imagen cortesía de Cutty Sark
-----
La velada transcurrió tranquila pasando a la historia como una divertida y original noche de otoño, donde los asistentes disfrutaron de una experiencia única y sin precedente.

Los distintos combinados fueron maridados con un surtido de canapés típicos de la cocina americana adaptados al gusto local.
------- 
Uno de los elementos de atrezzo que más brilló con luz propia, fue este piano de pared restaurado y original que data de 1923, que sin intención alguna de servir para lo que parece, se empleó para ilustrar en directo algunas de las formas más recurrentes que empleaban en la época para esconder el alcohol en caso de redada.
-------
Tanto en los bajos como en la parte superior, a modo de minibar, se abren dos compuertas repletas de botellas y demás utensilios para poder disfrutar de un buen whisky. 
-------
Incluso el etiquetado de las botellas que fueron servidas durante el transcurso del evento fueron envejecidas para darles un toque más realista. 

Dicho esto y dado que al entrar fueron impuestas unas normas, sólo deciros que lo que pasó dentro, se quedará a adentro.

Sólo me queda agradecer a todo el equipo de Cutty Sark el excelente trato recibido por parte de todo su staff y darles las gracias personalmente por habernos tenido presentes e invitarnos a vivir una experiencia única como esta.