Monsieur Privé invitado de honor de la Joyería Carrera y Carrera al palco presidencial del estreno de Los Vivancos en el Teatre Tivoli de Barcelona

El Teatre Tivolí de Barcelona abrió por primera vez sus puertas en 1849, desde entonces miles de artistas han dejado la estela de su espíritu e impregnado con ella cada uno de los rincones y recovecos más ocultos de este emblemático edificio obra del reconocido arquitecto modernista Miquel Modorell y Rius

De la mano de Anastasia Zhuravleva, Directora Deputy Retail de la prestigiosa Joyería Carrera y Carrera en España, firma a la que con frecuencia presto mis servicios y con la que colaboro habitualmente, tuve el privilegio y el honor de presenciar en primera persona el estreno de Los Vivancos, un espectáculo único y sin precedente en el mundo donde siete hermanos dan lo mejor de si sobre el escenario.

(Imagen cortesía de Barcelonarocks.com) 
--
Llenando al completo las 3.000 localidades, aforo máximo del teatro, los hermanos Vivancos contaron con un estreno de lujo y por todo lo alto donde la plana mayor política de la Ciudad Condal se dio cita con lo más granado de la alta sociedad catalana, algunos de los personajes más notorios de la prensa local o en representación de estos sus hijos y los bloggers y líderes de opinión más relevantes del país.   

Mi asombro vino cuando el acomodador nos dijo a mi y a parte de mis invitados que debíamos ocupar uno de los palcos presidenciales, un espacio de honor reservado a la nobleza, altos cargos políticos y a destacadas figuras del panorama social. Ocupando de ese modo una de las localidades más cotizadas y privilegiadas del teatro. 
---- 
Pese a que está totalmente prohibido, es inevitable, y más teniéndolos tan cerca, inmortalizar para la posteridad y el deleite propio, algunos de los instantes más relevantes y de mayor magnificencia del espectáculo. 

A poco más de dos metros de ellos pude sentir dentro de mi cada uno de sus pasos retumbando hasta lo más profundo de mi ser, oír su respiración y ver como una a una fueron derramando sus gotas de sudor hasta alcanzar un estado de supremacía absoluta sobre todos los allí presentes.

Dando lo mejor de si, durante casi dos horas en la atmósfera se respira una perfecta armonía entre ellos y el público y se aprecia en todo momento la pasión de un artista hacía su obra.

(Imágenes del final de la actuación)  
--- 
Lejos de reforzar su noble arte con una compleja y sofisticada escenografía, prescinden de todo tipo de artificios o elementos superfluos que distraigan la vista del espectador. 
-----  
Su actuación da comienzo con una coreografía de gran belleza plástica donde un juego de luces y un original vestuario, de clara inspiración litúrgica, aderezan cada uno de sus pasos. 
----
El primer cambio de vestuario presenta una estética que cabalga entre lo renacentista y lo barroco.
------
Caballeros dieciochescos del siglo XXI cuyas casacas, cuello mao, ocultan bajo sus entretelas anatomías perfectas esculpidas con esfuerzo, tesón y dedicación plena, cuales esculturas greco-romanas expuestas para deleite de todos.
----
Pese a que toda la actuación ha sido concebida al unísono, hay intervalos, donde cada uno de ellos actúa en solitario mostrando al público sus habilidades personales, llevando a cabo magistrales ejercicios que ningún otro es capaz de repetir.

Cabe destacar que toda la música que interpretan son composiciones propias.

Sobre estas líneas Elías Vivancos,  mi favorito, llevando a cabo un complejo ejercicio de flexibilidad al mismo tiempo que interpreta una de sus obras durante el transcurso de su actuación en solitario. 
------ 
Sin palabras me quedé al comprobar que no existen más límites que los que quiera auto-imponerse el ser humano. 

Como conclusión queda demostrado que con constancia, tesón y pasión hacía lo que uno hace todo es posible.
---
Al finalizar, la euforia y la exaltación se apoderan del patio de butacas. 

Sin duda alguna el público siempre sabe responder maravillado ante la magnificencia, nobleza y solemnidad que transmiten todos y cada uno de ellos.
---
Durante el cóctel ofrecido a los VIPS asistentes tras la actuación pude charlar tranquilamente con Josué Vivancos, artista dentro y fuera del escenario, quien me contó que junto con su madre y socia dirige Vangold Drinks una empresa de cavas de lujo elaborados con oro, subdividida en dos gamas, Vangold Premium y Viprus

Su innovador formato sorprende por la originalidad de los colores con los que es teñido el cava, su amplia variedad de sabores y su suave y espumosa textura en el paladar.

Sin duda todo un producto premium creado bajo el sello made in Catalunya y con una denominación de origen de calidad.  

(Imágenes con copyright por cortesía de Vallinas y Vangold Drinks para los Vivancos)