LA Cena Imperfectamente Perfecta de Lidl
En vísperas de la Navidad, invitados por el maravilloso equipo de prensa y comunicación de la delegación española de supermercados Lidl, asistimos a un encuentro gastronómico sin precedente que aúna, a partes iguales, expectación, vanguardia y solidaridad. Tras el éxito cosechado el pasado año en Madrid, tres nuevas capitales de provincia, Barcelona, Sevilla y Valencia, se suman a esta iniciativa cuyos beneficios, destinados a Ayuda en Acción, garantizaran la entrega de más de 200.000 raciones de alimentos en colegios de todo el país, apoyando al mismo tiempo el derecho al acceso a una alimentación sana y a una educación de calidad. 

Ataviados con nuestras mejores galas, nos dirigimos a un desconocido y aislado hangar del Muelle de Levante del Puerto de Barcelona, reconvertido temporalmente, en un singular espacio gastronómico dirigido por el célebre y reconocido chef, David García. Rostros conocidos del ámbito social catalán, colaboradores habituales de espacios televisivos locales de la talla de Andrés Guerra y una muy acertada selección de influencers de la capital catalana, se dieron cita en el que sin duda pasará a la historia como una de las mejores acciones navideñas de la temporada. Desde Monsieur Privé queremos felicitar a todo el equipo creativo por la fantástica puesta en escena.
--------
En contraste al imperante frío del exterior y el abrupto entorno costero de la zona, un interior cálido y agradable nos arropaba dulcemente a nuestra llegada. Como si de la escena en que Alicia en la Tierra de las Maravillas aparece en la fiesta de no cumpleaños del Sombrerero Loco se tratase, decenas de mesas dispuestas en riguroso orden y estricta armonía, se encontraban alegremente decoradas cada una de ellas con mobiliario y servicios distintos los unos de los otros. Una oda al buen gusto donde los entendidos en diseño pudimos ver el efecto visual que produce distribuir en una misma mesa, parejas de sillas Tolix, Thonet o Napoleón III en consonancia a servicios con bajo platos de tonos metalizados, combinados con una cristalería étnica multicolor. Servilletas en forma de rosa de mayo hicieron el resto convirtiendo la sala en un ecléctico jardín de invierno. En nuestra mesa, la número 11, tuve el inmenso placer de reencontrarme con grandes amigos y a su vez piezas clave de la comunicación gastronómica 2.0 en nuestro país, de la talla de Margot Kidman, Olegaria Desestao o Blondie de Cuerno
----------
Tras un sinfín de abrazos y una interminable oleada de manifestaciones afectivas de todo tipo, cambiamos maliciosamente la disposición del sitting para poder sentarnos todos juntos. Poco después nos visita el mismísimo David García, anfitrión de la noche y embajador de honor de la marca para darnos la bienvenida y presentarnos la minuta en exclusiva. Poco después dio comienzo el fastuoso ágape culinario de siete tiempos que nos tenía preparado.  

Durante el aperitivo pudimos ir abriendo boca con unas suculentas cucharillas de huevo trufado con sobrasada de confit de higos, unos mini conos crujientes con tártar de salmón, caviar y cremoso de aguacate y un taco de cóctel de langostinos. Del primero destacar la sabia combinación de ingredientes con tanta personalidad evitando cualquier jerarquía en sus sabores. El embriagador aroma de los huevos trufados recién cocinados ayudan a despertar al exigente gourmet que todos llevamos dentro sin sentimiento de culpa alguno y del segundo su óptimo punto de preparación. Cuando se emplean pastas u obleas de maíz como elementos de soporte o contención, es muy importante rellenarlas poco antes de ser servidas para evitar que se ablanden y pierdan su textura. El tercero lo engullimos con tanta ansia que apenas saboreamos su gusto. 

Como entrante fuimos sorprendidos con una original papaya rellena de ensalada y carabinero. A primera vista puede resultar un plato de difícil preparación o coste elevado, nada más lejos re la realidad, empleando ingredientes de la línea Deluxe de Lidl, la ración sale aproximadamente por unos 4€ por persona. Lo interesante de esta exótica fruta es que aporta un toque cítrico al carabinero convirtiendo a este plato en una sana opción. 

De primero un carpaccio de bacalao, alioli de ajo negro, tomate seco y crema de puerro apeló a nuestros cinco sentidos por el perfecto equilibrio de su composición y elegante presentación. El hecho de servirlo montado y posteriormente servir la salsa, al gusto, lo convierte en todo un espectáculo con el que sorprender a nuestros comensales. 

El olor del humo del delicioso solomillo Wellington con douchelle de échalote y setas con parmentier de patata vitelotte que se sirvió como plato principal podía olerse desde nuestra llegada y una vez resuelto el gran misterio, con cuerpo y alma, bocado a bocado, los allí presentes pudimos derretimos de puro placer descubriendo cada ingrediente. 

Como broche de oro se sirvió una tarta red velvet con yogur y crumble de turrón blanco con piña caramelizada. Incapaces de terminárnosla por completo, no hubo nadie en la sala que no pidiese un tupper para llevársela a casa y a la mañana siguiente poder continuar con la estela de la velada y una vez despiertos poder comprobar por uno mismo que nada de lo vivido aquella noche había sido un sueño del que jamás querer despertar.

Dicho esto y sin ánimo de lucro alguno, teniendo en cuenta su trasfondo benéfico, os animamos a incorporar en vuestra lista de la compra el mayor número posible de productos pertenecientes a las más de 400 referencias gourmet de la línea Deluxe que Lidl pone a la venta llegadas estas fechas y con la que ganaréis cualquiera de las más arduas batallas que lidiéis en vuestra cocina llegado este tiempo.
--------